Desde Wien, Austria, nos llega el nuevo trabajo de EWÏG FROST bajo el nombre de Ain’t No Saïnt, coeditado por varios sellos discográficos (Música Hibrida, LW Sonics, Rawk Dawg, DRK) donde se incluye uno español, Discos Macarras. Estos austriacos, entremezclan el heavy metal, el punk y el rock n’ roll, para traernos un combo muy interesante y enérgico en su cuarto trabajo, en el que dan un paso más adelante en su carrera musical, consagrándose en su escalón musical con un álbum muy variado y repleto de calidad, introduciendo nuevos elementos con toques de black’n’roll e incluso blues. Sus raíces te recordaran a bandas como MOTÖRHEAD, VENOM o DISCHARGE.

 

De la mente de Niitro (compositor, letras guitarras y voz) y la unión con Cris Pruckner (batería) y Jürgen Schallauer (bajo), ambos de FRANZ FUEXE, se les une un amplio elenco de músicos introduciendo trompetas (Martin Brandy de SKATAPULT), trombones (Leeb de THROES), pianos rocanroleros (Jack Jindra de MOTHERS OF THE LAND), voces femeninas (Denika de DUSK), creando un conglomerado musical que te hará gozar para en el próximo verano, con unas letras que van desde el amor a la política, pasando por los prejuicios, las adicciones, las clases sociales…

 

Y ese toque del que os hemos hablado con black’n’roll, abre el álbum con Into The Night, un temazo repleto de energía, corto y directo a la yugular, manteniendo el pulso en In Da Not pero algo más desenfadado y con unos ritmos pegadizos donde el bajo se crece y crece para enmarcar este tema adictivo y darle un toque muy personal y distinto; donde EWÏG FROST se encumbran y mantienen ese ritmo acelerado como si sus dedos echaran fuego en las cuerdas de sus instrumentos es en Satan II, surgida del mismísimo infierno para formar un trío inicial bestial.

 

New Cold War mantiene los ritmos punk, pero le dan un tinte más ambiental, y con un estribillo donde el resto de voces a base de gritos reivindicativos realizados por miembros de BOOGIE HAMMER, ROADWOLF, REVEREND BLACKFLASH y YOUNG NAILS, da paso a una parte con ritmos blackers, pero siempre con esa atmosfera oscura muy adecuada a la temática. 1918, se funde en un medio tiempo, en un corte para degustarlo lentamente a lo largo de sus seis minutos instrumentales, en un tema atípico en este tipo de bandas, uniéndose en su decadencia a De Gier, que pone un toque blusero y rockero, diferenciándose del resto del álbum, con un aire detectivesco y que muestran que EWÏG FROST, está abierto a todo, y lo mejor, es que engancha, con ese toque de novela negra, para envolverse en una especie de ritual en su final.

 

 

Con un nombre como Bad Beat Boogie, solo se espera fiesta y rock and roll en vena, donde los pianos de Jack Jindra, encajan a la perfección, levantándote de tu sofá para con un air guitar comenzar a bailar y sentir el ritmo por tus venas, acelerándose con Back On Wheels, para llegar al éxtasis del frenesí rockero, un tema que en directo tiene que ser una locura. El cierre del álbum lo pone la mística Desert Sunset, que lentamente emerge de su letargo para infringir cada vez más ritmo, como si de una pista de despegue se tratase para Mary Jane, donde la guitarra principal corre a cargo de Commander Vanik (MIDNIGHT, VANIK), en un tema donde recoge la esencia de EWÏG FROST, terminando por todo lo alto y con uno de mis temas preferidos. Buen álbum de estos austriacos, que si no los conocías ahora tienes una oportunidad excelente para hacerlo.

 

Enlaces de interés

Facebook | Bandcamp

 

Tracklist

1. Into The Night
2. In Da Not (Frisst Da Teife De Fliagn)
3. Satan II
4. New Cold War
5. 1918
6. De Gier (Is A Luada)
7. Bad Beat Boogie ( All Bark – No Bite)
8. Back On Wheels
9. Desert Sunset
10. Mary Jane

Autores:

Redactor

Juan Ángel Martos