La tarde lluviosa y fría del 25 de enero, tuvimos el pacer de asistir a la sala Caracol para ver y oír en persona a la banda pirata DUENDELIRIUM y los alicantinos MIND DRILLER.

 

Después de hacer la cola bajo la lluvia, entramos en el local y en la puerta nos daban a cada uno un anillo, que al pulsar el botón se iluminaba y un pequeño papelito de parte del grupo MIND DRILLER, donde indicaban, que nos pedirían en algún momento que nos lo pongamos y lo encendamos en una de sus canciones.

 

Entramos en la sala unos minutos antes de que se subiera al escenario el primer grupo. Entre los saludos a los amigos, los colegas de los conciertos y pedir en la barra una cervecita, la sala se estaba llenando y aún había gente en la cola cuando DUENDELIRIUM empezó el concierto con Mysteria, un tema de su primer disco. He de decir que el escenario estaba muy bien ambientado: telarañas, hojas verdes y los músicos con sus vestidos y trajes parecían sacados de un libro de cuentos.

 

 

Para los que no conocéis el grupo, es de estilo neofolk gótico con toques de magia y misterio, son madrileños y compuesto por el gran mago de la música Madsen (según él, es el vendedor de sueños en botella) la voz, el violín y la guitarra. K´s o Cassandra: batería, percusión, coros y la musa de poesía, que alumbrara el público con sus narraciones entre canción y canción. Thazz a la flauta y voz junto a Selene, voces de sirenas de los cuentos de piratas. Todos ellos juntos crean la banda DUENDELIRIUM, para los amantes de los piratas, de los mares desconocidos, para los buscadores de Kthulu y de la magia.

 

La siguiente canción fue El Exilio de las hadas junto a Panzerkaiser, un hechizo lanzado al público, seguido de Warriors And Winners. El registro vocal de los componentes del grupo es increíble y en las primeras canciones ya se podía notar que trabajan con armonía y sincronización.

 

 

Cassandra empezó el siguiente tema The Taste of the Rain con una leve introducción de que la canción trata sobre la superación, de mirar hacia adelante y no vivir en la rutina que por su culpa dejamos de ver los pequeños detalles de la vida, que son tan importantes e invitó a un amigo del grupo Zagar a subirse al escenario con la flauta. Madsen dio las gracias y le dedicó este concierto debido que su amigo estaba pasando por una mala época.

 

Sangre y ron: el grupo indicó al público que es momento de gritar con los puños alzados al aire y cada vez pedían gritos más fuertes. ¡Ron! ¡Ron! ¡Ron! Cantaban todos al unísono. Con el tema Ragnarok, volvió a subirse al escenario el flautista y junto a él estaba Alberto, que fue introducido como la voz de los muertos. ¡Por Siempre Odín! Gritó al subirse al escenario y el público se animó locamente para cantar la canción.

 

Ambientado todo en la época vikinga, Alberto empezó a tocar la gaita en Wild Hunt. Madsen presentó el grupo y acabaron la noche con un medley: Toss a Coin To Your Witcher, Holy Diver y varias canciones más. Con esta mezcla, se cerraba el telón y daban paso a la siguiente banda.

 

 

Setlist
1. Mysteria
2. El Exilio de las Hadas
3. Panzerkaiser
4. Warriors and Winners
5. The Witch and the Wolf
6. Taste of the Rain
7. Huargos
8. Adamas
9. Sangre y Ron
10. Ragnarok
11. Wild Hunt
12. Unleash the Beast

 

Para la siguiente banda de metal industrial, el telón se convirtió en una ouija, sonaron los primeros acordes del tema Ritual, el telón cayó y los alicantinos MIND DRILLER empezaron el concierto con mucha energía. Para mi este grupo fue un descubrimiento, tenia ganas de verlos y me sorprendieron de que en directo suenan igual que en el disco.

 

Estefanía, V y Dani son las voces del grupo, Javix el guitarra, Pharaoh el bajo y Ramón el batería. Los seis dan mucho juego en el escenario, con el cambio de máscaras entre canción y canción, el juego de luces, humo y todas sus locuras en el escenario que les hacen tan diferentes y únicos en su estilo.

 

 

Para el tema The Game, el grupo se puso de espaldas en la intro, con el primer acorde, todos se dieron la vuelta a la vez  y empezaron a mover las cabezas con mucha sincronización, mientras Estefanía con su voz melódica hipnotizaba al público. En My Own Law realizaron otro cambio de máscaras y animaron al público a pegar saltos.

 

Para su tema M4n1k1, Dani, una de las voces, salió al escenario con un mazo de juez y un púlpito. La banda lo dio todo en el escenario, movimiento de cabezas y locuras improvisadas. En Psycho empezaron a simular posturas sexuales de todo tipo, diciendo al publico que se partan el cuello. Con cada canción que tocaban, máscaras con neón, besos entre los participantes (a lo que yo llamo, hacerse un Madonna & Britney), delantales llenos de sangre, crucifijos…  daban de que hablar y el espectáculo era increíble. Si tuviera que describir todo lo que han hecho los chicos en el escenario, sería como escribir la mitad de Tolkien. Mejor os dejo verlo con vuestros propios ojos.

 

 

Despues de Wo Ist Dein Gott hicieron un parón y aprovecharon para hablar, y pedir al público apoyo a las pequeñas bandas y no solo a las grandes de siempre, tal como dijeron: «los grandes grupos un día fallecerán y si no dais vuestro apoyo a las pequeñas que tanto lo necesitan, este tipo de género musical desaparecerá» (lo he suavizado).

 

He de decir que hubo pequeños fallos de micrófono, los cantantes tuvieron que compartirlos ya que uno de ellos daba fallo, que realmente el más afectado fue Dani, la primera vez se quedó el micro sin batería y la segunda vez solo se dejo de escuchar la voz de cantante, pero el técnico de la banda resolvió el problema y la banda pudo seguir tranquilamente. MIND DRILLER supieron improvisar y hacer como si no hubiera pasado nada, pasándose micrófonos de mano en mano.

 

Daban paso a Escape, Dani apareció como una marioneta, cogido por unas cuerdas tal y como aparece en el videoclip de la canción. Todo un show digno de ver.

 

En la penúltima canción, pidieron al publico sacar los anillitos que regalaban en la entrada y encenderlos. Llego la canción más esperada por el público. Rotten, donde la gente se volvió loca, de hecho, tuve que moverme más lejos del escenario, los vasos empezaron a volar por el aire, saltos, voces y más saltos.

 

 

En la ultima canción Ich Bin Anders, Dani le comentó al público que él es madrileño y que al ser el otro 80% del grupo alicantino, los madrileños de la sala les tenían que enseñar, en como se hacen las cosas aquí en Madrid y bajó con el publico. Se paseó por la sala cantando la canción y pasándoselo genial con la gente, bailando y cantando todos al unísono. Realmente lo único que podía ver en ese momento, era gente sacando el teléfono, grabando y haciendo fotos al cantante.

 

MIND DRILLER es una banda que de principio a fin, han empatizado con el público y se han dejado la piel en el escenario. Muchas ganas de ver esta banda en directo otra vez.

 

Setlist
1. Ritual
2. The Game
3. My Own Law
4. Zero
5. M4N2KÍ
6. Psycho
7. Involution
8. Wo ist Dein Gott
9. The Last Drop
10. Escape
11. Calling at the Stars
12. Rotten
13. Ich Bin Anders

Autores:

Redactora

Jutina Stosiute

Autores:

Fotógrafo y redactor

Víctor García