Una de las bandas icónicas del black metal, DARK FORTRESS, está de vuelta tras 5 años de silencio desde que editara Veneral Dawn (2014) con un nuevo álbum editado a través de Century Media bajo el nombre de Spectres From The Old World. Y tras todo este tiempo, podemos decir que el regreso de los germanos es apoteósico, llegando quizás al culmen de su evolución musical, con un álbum conceptual sobre el devenir del tiempo, el declive de la humanidad y la cosmología para el que han invertido casi cuatro años y en el que su música se guarda la agresividad de antaño, pero con un giro introspectivo repleto de poder, siendo un álbum variado y muy técnico, sobre el que vamos a hablar a continuación.

 

Y es que este álbum tiene dos partes por así decirlo, donde la violencia y agresividad se congrega en cortes como Coalescence o Spectres from the Old World, pasando por himnos abisales del que Pali Aike es un claro ejemplo, hasta llevarnos a cortes que van más allá de este mundo donde Isa es su culmen y Nox Irae su cierre. Comenzando por su lado más extremo, sin lugar a dudas nos la da la bienvenida al álbum con Coalescence, visceral y cruda, además de ser la primera canción que compusieron para el álbum, con un Seraph a la percusión inconmensurable, unos riff incisivos y cortantes a manos de Santura y Asvargr, capitaneados por Morean en la voz y dejando a Phenex y sus teclados en un segundo plano muy acertado que le da ese toque ambiental antes de un solo majestuoso, que nos lleva a The Spider in the Web, más pausada y atmosférica, con un pasaje central limpio, sin distorsiones, muy hipnótico, antes de la debacle que nos da el tema homónimo al álbum Spectres from the Old World.

 

Pale Aike y Pazuzu son dos temas que cabalgan el primero a medio tiempo, creados para marchar hacia un final inesperado, con unos ritmos muy marcados y en el que Morean juega con sus registros vocales entre rasgados, guturales y limpios, recordándome el primero a los mejores tiempos de DIMMU BORGIR, mientras que el segundo posee más agresividad y una flexibilidad estructural que hace que mantengas tu atención durante cada uno de los minutos que dura. Pero el punto de inflexión lo encontramos en la inconmensurable Isa, un corte repleto de melodías y un viaje al más allá, donde DARK FORTRESS, expande su visión del black metal hacia un terreno desconocido en su discografía y que funciona a la perfección, donde las transiciones son etéreas, la melodías parecen flotar en una cosmogonía de notas, donde evadirse del tiempo y flotar hacia un más allá que suaviza con sus armonías, pero sin dejarte olvidar la existencia con unos riffs muy poderosos y con Pulling at Threads, que te despertará por momentos de la calma cósmica, en una bola sónica, pero con un estribillo hiper melódico y limpio, un temazo.

 

 

In Deepest Time también es diferente, y es una pequeña joyita que juega con ritmos a los que no nos tienen acostumbrados, con una voz ronca y unos riffs densos y poderosos, nos ofrecen una canción nueva en su música, con un estribillo limpio y muy abierto, pero con unas estrofas comandadas por unos ritmos muy pegadizos. Un interludio instrumental nos abre las puertas del final donde Swan Song se erige como caballo del apocalípsis, con una estructura musical variable y muy cambiante a lo largo de siete minutos para deleitarnos con la nueva música de los germanos, antes de que Nox Irae, ponga el broche de oro.

 

DARK FORTRESS, han vuelto a lo grande con su octavo álbum de estudio, evolucionando en lo musical, en lo conceptual y en lo lírico, reinventándose y buscando un camino hacia una lucha imposible, el tiempo, inevitable y cruel, pero todo termina en el tiempo. 9/10.

 

Enlaces de interés:

Facebook | Web

Tracklist

Nascence (Intro)
Coalescence
The Spider In The Web
Spectres From The Old World
Pali Aike
Pazuzu
Isa
Pulling At Threads
In Deepest Time
Penrose Procession (Interlude)
Swan Song
Nox Irae

Autores:

Redactor

Juan Ángel Martos