Alírio Netto Avalanch

 

Hola a todos. ¡Cuánto tiempo sin vernos las caras! O por lo menos sin leernos. Empezamos por fin a ver un rayo de luz con los conciertos de una buena vez en este panorama que nos asola en estos tiempos de pandemia.

 

Hay que agradecer, como no, a salas valientes como 16 Toneladas en Valencia que decidieron un día 8 de abril de este 2021 ofrecer este acústico tan maravilloso de AVALANCH.

 

avalanch en acústico

 

En esta ocasión tenemos la gran fortuna de haber podido asistir, no solo al primer concierto de AVALANCH en acústico en este 2021, sino que encima con una nueva incorporación de todos ya sabido: la incorporación de Alírio Netto, un veterano y curtido cantante de talla internacional, y ¿qué decir de su actuación? que fue quizá lo más esperado para muchos de nosotros, saber cómo sonaban estas canciones en su voz, a pesar de ser en acústico. Porque muchos de nosotros los que queremos ya es soltarnos las melenas con las guitarras eléctricas pero bueno, menos da una piedra y siempre se agradece el escuchar estas canciones en un tono más íntimo.

 

 

Cuando hacemos una crítica muchas veces nos vamos al terreno personal, si nos ha gustado algo o no, pero es que es inevitable, en mi caso ya me encantó la versión en acústico que presentaron de Vientos del sur como presentación de Alírio Netto. Me pareció que la veteranía y la voz particular de Alírio le da un tono mucho más maduro y clásico, de la vieja escuela si cabe, a las canciones de AVALANCH, puesto que en la voz de Israel Ramos sonaban mucho más joviales, si me permitís la comparación.

 

Definitivamente escuchando el concierto desde el principio empezaron a sonar canciones como la mencionada Vientos del sur seguido de El príncipe feliz y Delirios de grandeza en tercer lugar. A estas alturas ya demostraba Alírio el control de estas canciones y cómo podía quedar todo el repertorio en su voz. Como cabía esperar, como anillo al dedo. Cierto es que quizá a título personal me pareció que en algunas canciones la forma de cantar de Alírio con mucho vibrato en algunas partes y también en algunas canciones su acento brasilero no dejaba de entender al ciento por ciento las letras con notas largas y enlazadas, aunque para muchos de nosotros ya a estas alturas las letras ya no es un problema porque no las conocemos al dedillo. Hay que tener en cuenta también que es el primer concierto con todo lo que eso conlleva: la responsabilidad de enfrentarse a un público nuevo a unos temas nuevos y que seguro que poco a poco todo irá a su sitio.

 

 

Xana, La flor de hielo, El peregrino, Papel roto, Alma vieja, Bajo las flores, Mil motivos son el resto de canciones del repertorio junto a cinco temas más, un total de 15 temas interpretados de forma magistral por ambos componentes tanto de Alberto a la guitarra como por Alirio neto en voz y piano.

 

 

Como curiosidades, destacar la colaboración del público en una presentación muy interactiva en la que tanto los artistas como espectadores interactuaron cambiando nombres a canciones con anécdotas y alguna que otra explicación de temas que se pueden llevar a la confusión o desconocimiento en su temática.

 

Destacar también la organización del local 16 Toneladas con una organización muy buena y un sonido más que decente sin ningún contratiempo ni fallo aparente. Un 10 por ellos.

 

 

Resumiendo, un concierto estupendo sin ningún contratiempo donde las canciones escuchaban de maravilla donde el nuevo cantante me encantó y que se disfruta de la primera a la última canción con un repertorio variado y sólido. Un concierto que se me hizo corto no, lo siguiente. Un concierto así debería de durar cuatro o cinco horas. Sé de buena tinta que varios de los asistentes a la sesión de las 5:30 que yo asistí se quedaron a la sesión de la noche y yo porque no pude que tenía otras cosas que cumplir, que si no ahí me quedaba. Si alguien está dudando si asistir o no a un concierto ya te digo que no debes faltar de cabeza.

 

Espero que disfrutéis también del reportaje fotográfico de un servidor @fotofenoll.

 

Nos vemos en la próxima, ¡un saludo, amigos!

Autores:

Redactor y fotógrafo

Vicente Fenoll