devoid of thought-outer world graves

 

El enigma del vasto espacio ha sido, para muchos, una inagotable fuente de inspiración, aunque fuera para ver en sus infinitos misterios la sombra de una amenaza. Algunos de los indescriptibles horrores nacidos de la pluma de H.P. Lovecraft encontraban su génesis en la infinitud del cielo, al igual que otros monstruos más conocidos por su presencia en pantalla como el xenomorfo diseñado por H. R. Giger de «Alien» (Ridley Scott, 1979) o, previamente, los fantásticos imitadores de la fisionomía humana de «La invasión de los ladrones de cuerpos» (Don Siegel, 1956). Pese a la multitud de nuevas formas, en su mayoría enemigas de nuestra especie, que el espacio ha podido insuflar a la ciencia ficción en sus vertientes literaria y cinematográfica, su carácter generador de pesadillas de carne y hueso (y en ocasiones baba) no ha sido lo único capaz de cautivar a aquellos que han alzado sus ojos hacia él. Nos referimos a aquellos que, en su labor creadora, han visto en lo extraterreno un campo estético con entidad propia, un no-lugar en que cuestiones como la infinitud, la vacuidad, la creación y la destrucción se dan cita: espejo y fuente, en suma, de las incógnitas que asolan al ser humano.

 

Ambas visiones, la del espacio como seno de lo inhóspito y como elemento lírico de corte místico en que se reflejan algunas de las preocupaciones atávicas del hombre, coexisten en el nuevo álbum de los italianos DEVOID OF THOUGHT: Outer World Graves (Everlasting Spew Records, 2021). Enmarcados en la fructífera veta del en ocasiones llamado cosmic death metal, DEVOID OF THOUGHT se sitúa al final de una estirpe de agrupaciones cuyo origen conceptual y sonoro se remonta a las dos míticas demos que la agrupación estadounidense Timeghoul lanzó a principio de los 90 —Tumultuos Travelings (1992) y Panaramic Twilight (1994)— así como a los planteamientos tecnicistas de los también estadounidenses Atheist.

 

Al rebufo de Blood Incantation (vid. Starspawn, 2016, y Hidden History of the Human Race, 2019), revitalizadores de esta corriente cósmica en que se enmarca DEVOID OF THOUGHT, la agrupación lombarda ofrece en su primer LP un trabajo bastante deudor de lo que pudimos escuchar primero en las dos demos (Astral Necrosis y Cosmic Apoptosis, 2017 y 2019 respectivamente) y los tres splits lanzados junto a Valium I, Into Coffin y Undeath. Con una duración total de 40 minutos y 50 segundos, DEVOID OF THOUGHT recicla en Outer World Graves tres temas aparecidos en los referidos trabajos anteriores: Four Cerulean Ways, Stargrave y Sidereal Breath (este último rebautizado como Sidereal Necrosis en el nuevo álbum), a lo que agrega las nuevas composiciones Perennial Dreams y Effigies of a Distant Planet, este último el tema más largo del disco al alcanzar los 11 minutos de duración. Como era de esperar, el peso de la propuesta recae en los intrincados, rápidos y mutables riffs que infestan sus temas, y sobre los que se levanta la voz del vocalista y guitarrista, Andrea Collaro, a medio camino entre la bestia irreconocible del planeta desconocido y el humano moribundo que flota a la deriva suspendido en el vacío espacial más absoluto. Es precisamente esta dialéctica entre lo monstruoso y la actitud lírica y contemplativa frente al espacio exterior lo que domina el álbum. Frente a la brutalidad sonora inherente al subgénero en que este se enmarca, DEVOID OF THOUGHT nos ofrece en Outer World Graves unas letras escritas mayoritariamente en primera persona en las que el sujeto protagonista sufre cambios en su corporeidad, cual personaje de un film de David Cronenberg, o se enfrenta cara a cara a la infinita negritud del espacio con la única compañía de las estrellas moribundas. El espacio como un espejo de lo terreno. «As above now, so below», según dicta un verso de Sidereal Necrosis, penúltimo track del álbum.

 

review devoid of thought band

 

No obstante, para el gusto por el frenetismo sónico del que ahora escribe, la propuesta de DEVOID OF THOUGHT alcanza sus mayores cotas al reducir unas cuantas marchas su velocidad. Es en los pasajes más contemplativos de los temas donde la formación italiana consigue dibujar con precisión algunas de las sensaciones aquí referidas en relación a las cuestiones más líricas a las que puede remitir el espacio exterior al ser tomado como elemento vertebrador de una creación artística. A tal respecto cabría destacar la construcción inicial de Four Cerulean Ways, tema que al progresar ofrece algunos riffs de extraña belleza deudores del clásico Nespithe de Demilich (1993), así como los minutos centrales de la monumental Effigies of a Distant Planet. Lo mismo podemos decir de Sidereal Necrosis, en cuya parte central un riff pegajoso y reptante acompañado de un coro de voces agónicas se acelera paulatinamente para dejar paso al frenesí final, marcado por una pátina de epicidad nostálgica. Los minutos finales de Stargrave ofrecen, del mismo modo, uno de los pasajes más introspectivos a través de la prolongación de un riff sencillo hasta su paulatina desaparición con el cierre del track, como una luz agonizante que marca el cierre el álbum.

 

En términos de producción, Outer World Graves es, objetivamente, el lanzamiento más pulido hasta la fecha de DEVOID OF THOUGHT. A través de una mezcla equilibrada en la que todos los instrumentos resultan audibles, coexistiendo equitativamente, el sonido general del álbum resulta grave, profundo y ominoso, en sintonía con su propuesta conceptual y estética. No obstante lo dicho, y como ocurre con muchas bandas que transitan de sus primeras publicaciones a través de demos y splits a un LP, es perceptible una ligera pérdida de la frescura que presidía los primeros lanzamientos de los italianos, marcados por un sonido más opaco, afilado, primitivo y, ¿por qué no decirlo? Cutre, en el mejor de los sentidos. Pese a esto (una cuestión presupuestaria al fin y al cabo), DEVOID OF THOUGHT se cimenta con su primer álbum como una de las formaciones más prometedoras de la órbita del cosmic death metal a través de una propuesta técnicamente compleja, musicalmente atractiva y conceptualmente elaborada.

 

Track seleccionado: Effigies of a Distant Planet.

Nota: 8’5/10

 

Tracklist
1. Perennial Dream (04:59)
2. Four Cerulean Ways (06:44)
3. Effigies of a Distant Planet (11:19)
4. Sidereal Necrosis (09:01)
5. Stargrave (08:38)

 

Enlaces de interés: 

Facebook | Bandcamp | Instagram

Autores:

Redactor

 

Daniel Arcos